viernes, febrero 3, 2023

Entrevista: Nicolas Martin Vizcaino, pianista acompañante en el musical ‘Los Chicos del Coro’

Su papel es de esos que no reciben el reconocimiento que merecerían, aunque resulta imprescindible. Su función es acompañar para que las voces de otros brillen. Y antes de que eso ocurra, dirigir y sincronizar a los miembros del coro, para que todo funcione -suene- como un reloj de precisión.

Durante años, Nicolas ha acompañado al piano a los verdaderos chicos del coro, los del de Saint-Marc (Lyon, Francia), que protagonizaron la famosa película. Además, ha participado en conciertos por todo el mundo, en auditorios como el Liceo de Barcelona, la Ópera de Pekín o el Centro de Arte de Seúl. Su última parada por ahora es Tres Cantos, donde coordina los ensayos de los chicos y chicas que también acompañará con su piano en Madrid, en noviembre.

P- ¿Qué supuso la película de “Los Chicos del Coro” en este tipo de formaciones musico-vocales?

Hubo un antes y un después. La película dio un golpe de proyector en el arte coral, fue una publicidad gigante para que los chicos se inscriban a cantar en los coros. Nosotros fuimos con el coro y giramos, hicimos casi unos 300 conciertos por todo el mundo y cambió la cosa realmente…

P- ¿Qué le aporta como músico esta experiencia, qué la hace diferente de otro tipo de trabajos que ha hecho?

Lo que hay de diferente con los conciertos es la experiencia de estar en el escenario, formar parte de una troupe y formar el sonido común entre el coro y el instrumento, somos como un equipo de fútbol, en realidad, y giramos y hay algo como una energía suplementaria, hay algo mágico en esta experiencia.

Tienen que trabajar duro, la técnica…el solfeo, la técnica vocal, es importante vocalizar mucho, porque la voz es un músculo…y somos como deportistas en realidad y hay un espíritu de equipo.

P- ¿Ese espíritu de equipo hay que fomentarlo o a los niños no les cuesta integrarse?

Los niños tienen una fase de integración que generalmente es el primer año, y van aprendiendo de sus compañeros. Hay este espíritu de grupo y se comunica de una generación a otra del coro. Se comunican los temas y también el estilo, la estética, la identidad sonora del coro.

P- En los años que lleva, imagino que habrá visto surgir grandes talentos.

Sí, hubo algunos talentos, solistas sobre todo, que continuaron dedicándose a cantar en musicales después de haber participado en esta aventura. Por eso, no es sólo una ilusión, es una formación musical de base que les va a servir después en su vida de músico, si deciden ser músico profesional adulto, les va a servir de base esta formación que han recibido aquí.

El coro es como una escuela porque tienen clases colectivas, individuales y trabajamos técnica y música, expresión, interpretación, etc.

P- ¿Cuál es exactamente su papel en este musical que se está preparando ahora y se va a estrenar después?

Mi papel aquí es coordinar el trabajo entre los diferentes directores del coro, y yo también tengo esta especialidad de pianista acompañante de coros, y podré darles clases individuales a los chicos y acompañar al coro cuando estemos en sesión de trabajo con los directores.

P- ¿Aún se sigue emocionando cuando escucha a los niños que empiezan?

Pues la primera vez que los escucho hago mi trabajo de profesor, es decir, trato de no estar en la emoción enseguida, tener un oído un poco técnico. Lo que es emocionante es ver la evolución que tienen cada semana y cada mes y ver cómo el trabajo que hacemos les permite ganar en autonomía y también en nivel artístico. Nosotros solo los tenemos que acompañar en el trabajo técnico y musical, pero por supuesto, hay emoción. Lo que da emoción es la progresión que tienen en varios meses.

P- ¿Cómo cambia un coro cuando se convierte en un musical?

Para nosotros es igual. Lo que cambia es que en el musical hay una tradición de musicales en Broadway y demás, que se mezclan las artes, se mezclan teatro, danza, canto…y el coro tiene que adaptarse a esto, habrá movimientos escénicos, tendrán que actuar también como actores en el escenario y eso es lo que cambia respecto a una gira con un coro profesional o de chicos.

P- ¿Conocía Tres Cantos? ¿Qué le parece que los ensayos del musical se hagan aquí?

Había estado una vez en Tres Cantos con el Coro de San Marcos, dimos un concierto aquí, en el auditorio y la infraestructura está muy bien. Tenemos un auditorio de gran calidad, con madera, unas aulas para trabajar equipadas con pianos y tenemos el ambiente perfecto para trabajar y preparar este proyecto.

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
X
Ir al contenido