jueves, julio 7, 2022

PABLO VALVERDE: 100% talento tricantino. 100% ejemplo de superación.

“Todas las personas somos diferentes, con nuestros peros y dificultades. La vida realmente es difícil, pero lo importante es esforzarse, luchar por los sueños y conseguir lo que uno quiere.”

1 de febrero de 2022.-

Tiene 19 años y es un joven que, como muchos otros de su edad, estudia en la universidad. Cuando cursaba el bachillerato en el instituto se enamoró de la Historia y decidió que quería ser profesor. Hasta aquí, nada fuera de lo común.

Pero la vida de Pablo nunca ha sido común y en los últimos meses, menos que nunca. Tres letras -TEA- que representan a cuatro palabras (Trastorno del Espectro Autista), hacen que llegar a donde él ha llegado, además de una auténtica hazaña, sea cada día una carrera de fondo.

La Comunidad de Madrid acaba de otorgarle un premio TALENTO JOVEN a la superación y hemos querido que él mismo nos lo contara. Nos recibe en su casa en una tarde soleada de este invierno tricantino. En la terraza hace fresco, pero la sonrisa cálida y acogedora de Pablo, reconforta a cualquiera.

P- ¿Qué es una persona TEA?

TEA es un trastorno autista, básicamente. Es de nacimiento y en mi caso, tenía unas dificultades: el lenguaje, eso se nota muchísimo, y las relaciones sociales, que también me dificultaban un poco, ahora ya algo mejor.

P- Mucho mejor, está claro. ¿Las aulas TEA del Aldebarán y el Pintor Antonio López te ayudaron a conseguirlo?

Sí, yo en el Aldebarán estuve conviviendo seis años o siete con mis compañeros de clase. Claro, cuando mi profesora Raquel decidió que yo volviera a repetir el curso, no por suspensos obviamente, entonces ya perdí el contacto con mis amigos. En el Antonio López, claro, ya seguí con los compañeros que conocí en el colegio, sin ningún problema. En un aula TEA la forma de enseñar es distinto, los profesores del aula TEA me enseñaban con actividades parecidas básicamente. Imaginate una actividad, son actividades de situaciones reales y en ellas, lo que yo tenía que hacer, era ponerlas en práctica.

P- Creo que eres buen estudiante ¿no?

Sí, por suerte sí. Eso se consigue con esfuerzo y con un poco de ayuda y sobre todo, motivando personalmente, tanto a mi como a los profesores, porque si no, no se va a influir sobre mi persona.

P- ¿Y cómo ha sido lo de elegir Historia para estudiar en la universidad?

Es un poco anecdótico porque cuando terminé 6º de primaria, con la graduación, entre varias preguntas que tuvimos que contestar, ‘deportes que te gustan más, profesión’…y ahí, en profesión, ‘¿qué quieres ser de mayor’. Y entonces yo, decidí “al ataque con ser profesor de Geografía” –se ríe-, porque me gusta. Cuando llego al instituto en 1º de la ESO, dije “¡Ostras, hay una asignatura de Geografía e Historia!” y empecé a conocer un poco la Historia. Al principio pensé que era una cosa normal y corriente, pero cuando te pones a estudiar de verdad, al final he acabado convencido. A partir de 2º de la ESO ya fue definitivo. Me gusta la Historia porque es saber contar los hechos del pasado y porque eso ayuda a reflexionar mucho: por qué pasa esto, por qué pasa lo otro, cuáles fueron las causas de un determinado acontecimiento histórico…es muy importante la Historia.

P- ¿Y después de la universidad, qué te gustaría hacer?

Pues quién sabe. Yo normalmente me concentro en el día a día. Alguna vez en el futuro, pero no tanto. Lo de ser profesor de Historia ya no tanto. Diría por ejemplo, que ser un guía de un museo. O yo qué sé, algo sobre Madrid, que es lo que a mi me gusta mucho. Esas cosas.

P- Me han contado que también te gusta mucho el teatro.

El teatro lo hacía en el colegio y en el instituto, en los recreos. Y ahora estoy apuntado a escuelas de teatro en Madrid, los sábados. Me ayuda a reflexionar. Y actuando, pues ya eres un personaje diferente, actúas de una manera distinta a lo que estás haciendo habitualmente.

P- Cuéntanos lo del premio TALENTO JOVEN.

La iniciativa fue del instituto Pintor Antonio López. Unos profesores que me tenían mucho cariño les hablaron a mis padres de que había un premio en el que yo podía concursar. Mandaron un vídeo con los profesores y la directora del instituto, contando mi historia y un informe a la Comunidad de Madrid. Mis padres hicieron un informe de toda mi vida. Un lunes, llamó el Director General de Juventud y me dijo “Felicidades, has ganado el premio en la categoría de Superación, en el segundo puesto”. Y claro, yo no sabía nada. Y entonces, me puse enloquecido, me hizo mucha ilusión porque es un reconocimiento por parte de la Comunidad de Madrid y eso me anima bastante.

P- Los organizadores del premio han hecho un vídeo precioso con todos los premiados y otro individual, en el que cada uno resume su historia. En el tuyo dices “que una etiqueta no impida romper los límites”.

La idea fue de mis padres, básicamente. Esta frase tiene un carácter subjetivo y es algo que me identifica. La sociedad nos pone etiquetas, a mi y a muchos. Y parece que con esas etiquetas tendríamos que actuar todos igual, y eso es muy rígido, te limita. Yo me identifico completamente con esa frase.

P- ¿Cómo te gusta que te vean los demás?

Como un igual, básicamente. Todos somos diferentes en cuanto a lo subjetivo, lo que pasa es que todas las personas de mi entorno, son iguales a mi, o son muy parecidas.

P- ¿Y qué les dirías a otras personas que tienen dificultades, para animarles a superarlas?

Todas las personas somos diferentes, con nuestros peros y dificultades. Cada persona consigue sus logros y la vida es difícil para muchos, desgraciadamente. Pero eso es interiorizarlo. Hay que asumirlo y seguir. Personalmente, les diría que con el esfuerzo, la disciplina y un poco de ayuda, se puede llegar y obtener recompensas y conseguir nuestras metas. Lo que uno quiere realmente. Eso te impulsa. Básicamente, no es pensarlo mucho. La vida realmente es difícil, pero lo importante es esforzarse, luchar por los sueños y conseguir lo que uno quiere.

LIVE OFFLINE
track image
Loading...
X
Ir al contenido